¿Por qué elegir la condensación?
26/02/2015
¿Por qué elegir la condensación?_1
Decidir substituir la caldera o hacer de nuevo la instalación de calefacción, en el caso de una reforma, nos pone ante una elección difícil, ya que el mercado ofrece una vasta gama de soluciones, todas ellas potencialmente válidas. Las dudas, en especial sobre qué tecnología adoptar, dependen a menudo del hecho de que no se conocen exactamente las características y los plus de los productos. Importante también es la diferencia de precio, que siempre juega un papel determinante en la elección final.

¿Por qué, entonces, elegir una caldera de condensación en lugar de una caldera convencional?

Os presentamos algunos buenos motivos:

  • eficiencia: la caldera de condensación tiene mayor rendimiento ya que, a diferencia de la caldera convencional, consigue aprovechar toda la energía del gas utilizando incluso aquella parte del calor que en las viejas calderas se pierde en la evacuación de los humos. De este modo permite recuperar la energía que se perdería de otro modo.

  • ahorro: la caldera de condensación permite un ahorro energético real y duradero. Los consumos disminuyen de un 15 a un 35% anual si la temperatura del agua en la instalación de calefacción se configura entr los 60º y los 80ºC. Con instalaciones de suelo radiante (entre los 30ºC y los 50ºC) se puede llegar al 35%.

  • Las calderas de condensación serán las únicas que cumplirán con las nuevas normativas europeas, como la Directiva ErP de Ecodiseño, que determina los requisitos mínimos que deben tener los productos de calefacción. A día de hoy, Genus Premiun Evo de Ariston ya está preparada.